Palabra Ministerial Mayo 2022

Palabra Ministerial Mayo 2022

I. Mes de reposo

Isaías 14:3

Y será en el día que Jehová te diera reposo de tu trabajo, y de tu temor, y de la dura servidumbre en que te hicieron servir,

Mayo traerá reposo sobre tu casa, reposo de tu trabajo, de lo agobiante que ha sido tu jornada, de aquellas situaciones que te han venido golpeando diariamente y que han durado años sobre ti.

Es tiempo de hacer planes, de detener un tiempo el afán, de confiar que El Señor del Sábado ha llegado a tu casa, ha pensando bien sobre ti, sobre los tuyos, para que puedan tener tiempo en familia, tiempo de calidad, tiempo de gozo y deleite.

El descanso que Dios trae sobre ti no son días calendario, es un periodo, una nueva temporada, un nuevo ciclo en donde trabajarás pero también descansarás. Por años en tu mente no ha existido la idea de lo que significa el reposo, pero El Señor te viene mostrando que hay tiempo para todo, y hay un tiempo especial para descansar, para reponer energías, para calibrar tu mente con los pensamientos De Dios, pues en el afán se te ha hecho difícil poder escuchar su voz.

El reposo que El Señor trae no caducará, no terminará ni se vencerá, pues se trata de un estilo de vida, un estilo de vida en donde tendrás tiempo de calidad para los tuyos, para ver jugar tus hijos, para disfrutar sus etapas, para viajar y gozar de todo lo bueno que Dios entrega en tus manos.

Así también te dará reposo de tus enemigos, no te afligirán más, no buscarán más tu vida ni la de los tuyos porque El Señor mismo ha establecido el año de reposo sobre ti.

En el futuro ya no serás golpeado por el látigo de faraón, ni tu esfuerzo será para otros, pues este tiempo trae un cambio de posición, un cambio en donde El Señor pone en tus manos los recursos para que puedas bendecir a otros, hacer crecer su Reino, y llevar el mensaje de salvación hasta lo ultimo de la tierra.

II. Mes de fructificación

Juan 15:5

Yo soy la vid, vosotros los pámpanos; el que permanece en mí, y yo en él, este lleva mucho fruto; porque separados de mí nada podéis hacer.

Prepárate para recibir el fruto, para cosechar al ciento por uno, en el pasado viste como la cosecha se perdió, como otros recogieron lo que tu habías sembrado, como otros se llevaban tu productividad, como otros disfrutaban el esfuerzo de tu trabajo, tu esfuerzo nunca fue suficiente, pero ahora verás como lo que esta alrededor tuyo comienza a florecer, comienza a multiplicarse: unción, ministerios, palabra, proyectos, negocios y todo lo que venga a tus manos comenzará a producir fruto.

Ya no será como en el pasado que te desgastabas tanto para recibir poco, te estoy hablando de fructificar, te estoy hablando de cosecha abundante, te estoy hablando que lo que estaba muerto ahora comenzará a producir. Le he ordenado a la condiciones que trabajen en tu favor que hagan reverdecer tu cosecha, negocios que en el pasado no fueron rentables este mes verás como fructifican por causa de mi palabra , dice el Señor.

III. Mes de justicia sobre tu caso

Amos 5:24

¡Pero que fluya el derecho como las aguas, y la justicia como arroyo inagotable!

He visto la iniquidad de los que se han levantado contra ti, la formas y practicas injustas a la que has sido sometido, en muchas ocasiones has tenido que callar por causa del poder de aquellos que han menospreciado mi derecho.

Pero así dice El Señor: «Yo soy el Dios del derecho, el Dios que practica la justicia, el Dios que ve desde su trono la iniquidad sobre mi pueblo, por tanto he decretado que toda practica injusta sobre tu vida, familia, negocio, ministerio y llamado llegue a su final.

A partir de hoy verás como las cosas comienzan a cambiar para ti, situaciones que en el pasado te colocaron en una posición de desventaja y en donde no tuviste la posibilidad de alegar o defenderte, ahora estoy cambiando dicha posición en favor tuyo.

Por años otros se han aprovechado de ti, de tu unción, de tu corazón, han practicado el latrocinio sobre tu vida, te han llevado al punto de querer destruir lo más valioso que he depositado en ti, contra ellos me estoy levantando hijo mío, contra esas practicas del enemigo, contra todo aquello que no es justo en tu vida y con los tuyos.

Este es tiempo de derecho, de justicia, de restauración, de ver como las cosas son diferentes para ti y para los tuyos. Los que trataron de dañarte ya no estarán más, ya no tienen poder sobre ti y sobre tu familia.

IV. Tiempo de cancelación de tus verdugos

Jeremiah 30:8

Pues en ese día —dice el Señor de los Ejércitos Celestiales—, quebraré el yugo de sus cuellos y romperé sus cadenas. Los extranjeros no serán más sus amos.

Estoy cancelando el poder de tus verdugos, de aquellos que por años te han dañado, te han lastimado y te han esclavizado.

Tus verdugos vinieron sobre ti, se establecieron, tomaron control de tu vida, tu salud, economía, familia y ministerio. Tus verdugos trataron de doblegarte, de rendir tu voluntad, de que perdieras la esencia de todo lo que representa el espíritu, te agobiaron con duro trabajo, con dura servidumbre, te quitaron la visión, tomaron tu productividad y derribaron tu esperanza. Pero así dice El Señor:

«He decretado destrucción sobre tus verdugos, sobre tus opresores, sobre los que se ensañaron contigo y con tu casa. Sobre aquellos que como Labán se aprovecho de Jacob y le cambio el salario diez veces, pero yo no permití que saliera con las manos vacías, y lo envíe con riqueza, así te iras hacia el nuevo destino, con tus manos llenas, con abundancia, con riqueza, lo que el enemigo te quito lo restituiré, lo que se levantaron contra ti y tomaron lo que por herencia era tuyo he determinado que vuelva a tus manos y así como faraón lo lleve al mar para destrucción de él y todo su ejercito, estoy llevando a tus verdugos y sus ejércitos a su destrucción.

Ya no habrá verdugos que te aprisionen, que te detengan, todo el rencor, la amargura, la falta de perdón que por años te había atado, estoy llevándote a un punto de perdón en donde serás liberado de ese ultimo verdugo, el verdugo que daña el corazón, que roba la paz, que oprime el espíritu.

V. Tiempo de rompimiento

Deuteronomy 11:31

Porque vosotros pasáis el Jordán para ir a poseer la tierra que os da Jehová vuestro Dios; y la tomaréis, y habitaréis en ella.

Vas a cruzar al otro lado, vas a avanzar hacia la promesa que Dios te ha hecho. Por años has intentado llegar, has luchado por ver las promesas que Dios te ha dado, pero siempre algo se interpone, algo que te detiene y que ha demorado alcanzar esa promesa.

Mayo traerá rompimiento, avance sobrenatural sobre tu casa, verás las promesas de Dios cumplidas sobre tus hijos, economía, salud y ministerio.

Acelera tus pasos para llegar a la orilla del rio, camina con precisión, acércate al lugar de mi presencia dice El Señor, al lugar de mi intimidad, al lugar donde los que cruzan son enviados. No temas hijo mío, porque aunque parece que estas estancado, que te han detenido, mi promesa se cumplirá, mi mano te llevará al otro lado, te equipará, te proveerá, te empujará a alcanzar tu tierra prometida. Las condiciones que en el pasado fueron duras para ti, los cielos de bronce, lo duro de la vida y de las personas no te demorará más, he determinado impulsarte, dotarte de autoridad para que tu tiempo de rompimiento suceda, esta temporada traerá alegría sobre tu casa, plenitud sobre tu llamado, unción y señales en tu ministerio pero también los recursos necesarios para que completes tu propósito.

Buscarás a los que trataron de detenerte y no los encontrarás, los que impidieron tu avance ya no estarán, porque es tiempo de tu rompimiento, es tiempo de tu avance, es tiempo de ver favor sobre tu vida.

share

Recommended Posts